Grecia, imagen del mundo, poesía petrificada que se proyecta (hacia nosotros) en sus ruinas. En qué hora nos hablas de lágrimas, Helena, cuando ya las hemos consumido todas.  Si tu imagen pierde su sombra, el sol quemará nuestros párpados.  Decía Odysseas Elitys que dijo el Gran Extranjero mientras soltaba una carcajada “!Mirad, dijo, mirad a los hombres que, por lo visto quieren cambiar el curso del mundo!” .  Y se ve que dijo esto mientras cambiaba el curso del mundo . “Da igual si el templo es de oro si vuestras manos son de barro. Da igual si su cúpula llega hasta el cielo si la piedra a la que os he atado pesa más que vuestras creencias.” Dice, dice, dice el extranjero.  Pero sin Homero no hay mañana. Sin tu imagen, Helena, no hay imagen. Y si se pierde la imagen ya nadie nos reconocerá.